miércoles, 28 de enero de 2009

Otra de medios

Si 2008 ha sido un año negro para el mundo financiero, para los medios de comunicación no ha sido mucho mejor. La crisis económica ha sacudido con violencia a los principales grupos españoles, y los que cotizan han sufrido una verdadera sangría. No obstante, destaca uno de entre todos ellos: Prisa, que ya vale en bolsa casi lo mismo que Vocento.

El grupo presidido por Ignacio de Polanco ha perdido en un año más de un 80% de su valor, con lo que a cierre de ayer su capitalización bursátil apenas alcanza los 421 millones de euros. Hoy, el empuje de sus acciones, que suben por encima del 4,5%, sitúan su valor en bolsa en 440 millones de euros. Los inversores están preocupados, no sólo por la difícil situación que atraviesa el sector como consecuencia del desplome de la inversión publicitaria –los ingresos por publicidad de El País, por ejemplo, bajarán en 2008 en torno al 16%-, sino por el complicado futuro de Prisa como consecuencia de su fuerte endeudamiento.

El próximo mes de marzo, el grupo tendrá que hacer frente al pago de un crédito de 2.000 millones, mientras que su deuda total asciende a 5.000 millones. Una solución parcial pasaría por conseguir la venta de Digital +, pero las negociaciones con Vivendi (y Telefónica) están paradas ya que Juan Luis Cebrián no está dispuesto a “malvender” su plataforma de televisión digital. Ahora Prisa anda buscando alternativas como socios para Mediacapital o su editorial Santillana. Mientras que el cronómetro sigue corriendo.

Pero el caso del desplome de Prisa no es único. Vocento ha caído un 68% desde el año pasado y su valor en bolsa alcanza los 429 millones de euros, mientras que Telecinco y Antena 3 han perdido un 55% y un 61%, respectivamente. Los medios de comunicación están pagando ahora los excesos del pasado. Gran parte de la deuda adquirida se deriva de operaciones de expansión que se llevaron a cabo durante los años dorados, como la compra de la cabecera gratuita Qué! por parte de Vocento. El apalancamiento del grupo capitaneado por José Manuel Vargas supera los 55 millones de euros, pese a la venta de los terrenos de la sede de ABC y del 1,9% de Telecinco.

Tema aparte es el de las dos cadenas de televisión cotizadas. Sus caídas responden, principalmente, a los vaivenes de sus cuentas de resultados y las expectativas publicitarias que tienen. Aún así, el liderazgo de Telecinco se mantiene. Sus 1.640 millones de valor en bolsa distan mucho de los 745 millones de capitalización de la cadena que dirige Silvio González. Una cifra que duele aún más cuando se tira de hemeroteca.

Y es que hace apenas un año y medio, en septiembre de 2007, el grupo francés Lagardere estaba dispuesto a quedarse con un 25% de Antena 3. Fue entonces cuando valoró la compañía en 5.000 millones de euros, casi siete veces más que su capitalización actual en bolsa. Cuatro meses después comenzó su debacle y fue expulsada del Ibex.

En apenas dos años, tres de las cuatro grandes compañías del sector han dejado de negociarse en el selectivo español. Sólo Telecinco aguanta entre las 35 empresas más importantes del país. Prisa fue la primera en caer, en enero de 2007, mientras que Antena 3 y Sogecable, la última en salir, lo hicieron en 2008. Clara prueba de los malos tiempos que atraviesa el cuarto poder.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.